El vicepresidente del BCE pide a los países cautela en la retirada de estímulos económicos para evitar una recaída intensa del PIB.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha pedido a los países de la zona euro que inviertan en «instituciones de calidad», ya que el organismo ha constatado que los Estados que han respondido mejor al impacto del coronavirus son aquellos que gozan de mejores niveles de gobernanza. El ex ministro de economía español no se ha referido en su discurso a ningún país en concreto, pero su aviso cae en medio de la enorme polémica desatada en España por el cambio de procedimiento en la renovación del Consejo General del Poder Judicial que quiere emprender el Gobierno. Un cambio que ya ha sido cuestionado por la Comisión Europea.

Guindos también ha lanzado otro aviso relevante para el devenir de la situación económica: los países que lleven a cabo una reducción acelerada del nivel de estímulos públicos sobre la economía se enfrentarán al conocido como ‘efecto precipicio’. «Es más necesario que nunca que la situación económica sea predecible. Es básico evitar que la retirada apresurada de los estímulos provoquen una caída intensa de la economía», ha dicho durante la apertura del XI encuentro del sector financiero organizado por Expansión y KPMG.

El BCE estima un crecimiento del PIB en el tercer trimestre del ejercicio próxima al 8%, pero avisa que ha detectado una pérdida de intensidad en la recuperación económica durante el mes de septiembre. De nuevo De Guindos no se ha referido a España, país en el que indicadores de alta frecuencia como el gasto con tarjetas de crédito han registrado preocupantes caídas durante la segunda quincena del mes.

«La recuperación es incierta porque se están volviendo a producir incrementos de contagios en casi todos los países de Europa, incompleta porque no recuperaremos los niveles de renta previos hasta, al menos, finales de 2022, y desigual porque el impacto es muy diferente según sectores y países», ha explicado. En este sentido, el BCE alerta de tres riesgos vinculados a la actual situación económica: la acumulación de deuda tanto pública como privada derivada de las medidas de respuesta a la pandemia, las tensiones de liquidez en algunas empresas del sector financiero no bancario por los reembolsos masivos de dinero por parte de sus clientes y la baja rentabilidad del sector bancario.

De Guindos ha expuesto que la rentabilidad de la banca medida como el retorno sobre el capital se ha reducido del 5% al 2% en apenas dos trimestres y no ha ido acompasada de una reducción de costes. «Las mayores caídas de los ingresos por intereses han tenido lugar en España e Italia, por lo que la necesidad de reducir costes es más necesaria que antes de la pandemia. La consolidación puede ayudar, pero es un instrumento y no una finalidad en si misma», ha concluido.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *